¿Cómo romper el contrato de arrendamiento?

¿Cómo romper el contrato de arrendamiento?

Si eres arrendatario, siempre debes pensar cómo puedes romper el contrato de arrendamiento.

A menudo planificas tu vida en función a 6 o 12  meses que puede durar el contrato. Sin embargo, la vida  a veces te puede generar situaciones imprevistas. Ya sea que acabas de aceptar un nuevo trabajo, que está en una ciudad diferente, o necesitas más espacio para un nuevo bebé.

Estas situaciones te ponen en aprietos, y obligan a plantearte la idea de romper el contrato de arrendamiento. Si la decisión la tienes tomada, es bueno que primero explores todas las opciones con el propietario o la inmobiliaria

 

Aquí te dejamos algunos consejos para dar ese espinoso paso de romper el contrato de arrendamiento.

 

Romper el contrato de arrendamiento
Si eres arrendatario, siempre debes pensar cómo puedes romper el contrato de arrendamiento.

 

1.- Comienza con una conversación

Si tu situación ha cambiado o no estás satisfecho con el arriendo, no asumas que el propietario o la inmobiliaria lo saben. Si eres infeliz, ve a hablar con ellos.

Pero antes de hacer una cita, asegúrate de evaluar realmente tu situación para determinar si necesitas romper el contrato de arrendamiento. Consulta con tu almohada.

Trata de articular muy bien tu discurso para que ellos entiendan tus razones. Diles por qué requieres un cambio de hogar.

 

Romper el contrato de arrendamiento
Si tu situación ha cambiado o no estás satisfecho con el arriendo, no asumas que el propietario o la inmobiliaria lo saben.

2.-Siempre hay opciones

Después de discutir tu situación con el propietario o la inmobiliaria, podrías plantearle varias opciones. Esto dependerá del tamaño de la empresa y los términos en los cuales está planteado el arrendamiento.

 

Si necesitas un departamento o una casa más grande, podrías solicitarles si te pueden ayudar a ubicar otro espacio que se ajuste al tamaño que deseas.  De esta manera no planteas directamente romper el contrato de arrendamiento, sino una reubicación.

 

Si tienes que mudarte a otra región, algunas corredoras tienen sucursales y podrían asistirte en encontrar un nuevo hogar. Por supuesto, tienes que entender que todos estos cambios tendrán alguna incidencia en el contrato.

 

Romper el contrato de arrendamiento
Si tienes que mudarte a otra región, algunas corredoras tienen sucursales y podrían asistirte en encontrar un nuevo hogar.

 

 

3.-Antes de arrendar, piensa en el futuro

Cuando compras una propiedad que se está construyendo, el tiempo puede ser a menudo impredecible, por lo que es bueno tener un contrato de arrendamiento flexible. Solo así ambos asumirán que el arriendo será temporal.

 

Si sabes que puede haber una reubicación en el futuro por tu trabajo, trata de añadir una cláusula de reubicación al contrato.

 

Aunque no se pueden predecir los cambios que experimentamos en nuestras vidas, pregunta siempre ¿Qué pasa sí…? Esto te ayudará a tener una idea de lo que podría ocurrir si se registra un hecho sobrevenido.

En última instancia, romper el contrato de arrendamiento depende de lo que el propio contrato defina.  Al final, la clave es entender su contenido antes de mudarse, para así tener presente qué tipo de acciones puedes tomar si…